DETECTORES

En todos los procesos automáticos, es condición indispensable la utilización de sensores como 
generadores de información para los sistemas de control. Los sensores proporcionan las señales necesarias sobre ubicaciones y posiciones finales, además de que sirven para tareas de recuento o para la detección de velocidades de rotación. Los detectores inductivos y capacitivos son, hoy día, elementos indispensables en el sector industrial. En comparación con los interruptores mecánicos, dichos detectores ofrecen condiciones casi ideales: funcionamiento sin contacto y sin desgaste, además de altas frecuencias de conmutación y precisión de conmutación. Además son resistentes a las vibraciones, el polvo y la humedad. Los detectores inductivos detectan sin contacto todo tipo de metales.


Funcionamiento de los detectores inductivos:

Los detectores inductivos utilizan el efecto físico del cambio de factor del circuito resonante que se origina a partir de pérdidas de corriente de Foucault en materiales conductores. Un circuito resonante LC genera un campo alterno de alta frecuencia. Este campo procede de la cara activa del detector. Cuando un material eléctrico conductor alcanza dicho campo, se originan, según la ley de inducción, 
corrientes de Foucault que sustraen energía al circuito resonante. En consecuencia, la amplitud de oscilación disminuye. Este cambio se convierte en una señal de conmutación. A partir de este principio de funcionamiento se deduce que todos los materiales serán detectados, independientemente de si se mueven o no.